¡AQUÍ ESTOY! Y NO PIENSO PARAR...

¡AQUÍ ESTOY! Y NO PIENSO PARAR…

Este post va por ti. Por esas mujeres a las que les cuesta salir a correr por el qué dirán. Las que se sienten paralizadas por la vergüenza, por los complejos, por no sentirse seguras de sí mismas. Y os entiendo ya que aún, a estas alturas de la historia, seguimos aguantando comentarios demasiado negativos por no cumplir con los roles establecidos en esta sociedad que se empeña en pedirnos que seamos perfectas. Y lo peor de todo es que muchas veces esos comentarios nos los hacemos entre nosotras, entre mujeres, que utilizan el anonimato de las redes sociales para intimidar y menospreciar. Hace unos días recibí un comentario de una chica que decía que yo no tenía ni idea de los que significaba correr con sobrepeso por más fotos que subiera a mi Instagram. No fue tan educada como os lo estoy contando ahora y sus palabras desprendían odio, menosprecio y muy poco respeto… Y yo me pregunto: ¿quién eres tú para cuestionar lo que siento o no corriendo? ¿Qué te hace atacarme en lugar de intentar comprender mi historia y todo lo que he pasado hasta llegar a lo que soy a día de hoy?

Y esas palabras dirigidas a otra persona pueden crear un conflicto emocional muy grande. No hay derecho que nadie cuestione tu vida, tus entrenamientos, tus sentimientos y hasta tus miedos para calmar así sus frustraciones. En sus palabras vi su frustración con la única intención de pasarme a mi su negatividad. Y no lo puedo consentir y por eso le doy visibilidad para pediros que vosotras tampoco lo consintáis. No permitáis que nadie cuestione vuestros sueños, que son solo vuestros y sois dueñas del futuro que estáis construyendo con esfuerzo.

Creo en el poder de las redes sociales por todo lo que me han dado pero creo también que hace falta más realidad y empatía. Hace falta creernos que somos iguales que otras, que nuestras posibilidades son válidas y que nuestros retos son importantes sin tener en cuenta la velocidad a la que corremos, los kilómetros que hacemos o lo que marque la báscula. Deberíamos empezar a desprendernos de los roles negativos que nos impone esta sociedad perfeccionista. Roles, todo hay que decirlo, que en la mayoría de los casos distan mucho de lo que somos las mujeres reales, las que diariamente peleamos por llevarlo todo hacia adelante, las que trabajan, estudian, tienen hijos (o no), intentan mantener un equilibrio social y personal y además, tienen tiempo para correr. Y deberíamos también examinarnos nuestro propio ombligo antes de analizar el de otra mujer.

Y como yo sí creo en el poder de las mujeres unidas y comprometidas seguiré difundiendo mi experiencia, mi día a día, mis problemas y mis alegrías. Seguiré corriendo, disfrutando, apoyando y dándonos visibilidad que tanta falta nos hace. Seguiré apostando por nosotras como conjunto, por nosotras como futuro, por nosotras como forma de escribir la historia que cada vez tiene a más mujeres como protagonistas. Y no voy a permitir que nadie cuestione nada. Y es que me costó mucho llegar hasta aquí y ahora ¡no pienso parar!

 

Categorías: Sin categoría
Compartir:

comments (1)

Cristina_Cosas de Infantas
19 octubre, 2018 Reply

No se puede decir ni mejor ni más claro. Eres de las personas en las que me miro cuando pienso que no puedo. Y no te tengo que decir mucho más porque ya sabes todo lo que me has dado. Un beso gordo, Erica

Déjame tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies