BERLINER SILVESTERLAUF: CORRER SOBRE NIEVE

BERLINER SILVESTERLAUF: CORRER SOBRE NIEVE

Llegué de Berlín hace unos días con la sensación de haber aprovechado al máximo mi tiempo allí. He visto la ciudad, he descubierto lugares muy molones donde tomar algo y empaparte del estilazo berlinés, su cultura, esa ciudad que ha sabido evolucionar y renacer. Y además he participado en la 39 edición de la San Silvestre de Berlín también llamada Berliner Silvesterlauf y ha sido una experiencia increíble. Tardé en inscribirme pensando que el tiempo que «perdería» corriendo podría invertirlo en ver Berlín mejor pero me emocionaba pensar en participar en una carrera internacional. ¡Y menos mal que me inscribí! ¡Me encantó!
 

 


 

 

 
Nada más aterrizar en Berlín la nieve hizo acto de presencia. Dos días después, el de la carrera, aún estaba todo nevado. La San Silvestre se celebraba en un parque enorme en la zona sur de Berlín. Me gustó la idea de correr por un lugar que no fuera la ciudad y descubrir espacios nuevos. La carrera era a las 13 horas (más temprano el frío es insoportable y a las 15:30 horas anochece) y yo estaba allí sobre las 11:30 para recoger dorsal, ver el lugar, colocar el chip y posturear un ratito. Media hora antes fui a la zona de salida para aclimatarme aunque llevaba más capas que una cebolla: el cortavientos, camiseta térmica, camiseta de manga larga, dos mallas, dos «cuellos» y un gorro. Dudaba de mi movilidad en carrera.
 

 


 


 

 
A las 13 horas dieron la salida. La música de la megafonía moderada, el speaker no animaba nada y sólo se limitaba a dar instrucciones y la gente casi ni se escuchaba. Seriedad alemana en la prueba pero me encantó ver esa parte tan distinta de cómo se viven las carreras. Yo prefiero el cachondeo, las palmas nerviosas antes de que suene el pistoletazo de salida, los gritos cuando te encuentras con el amigo runner, los selfies antes y durante la carrera. El sabor español, vamos. Spain is diffent.
 

 

 
 
La carrera transcurría por un bosque, todo nevado, con árboles altísimos que en ocasiones no te dejaban ver el cielo, nieve y muuuucho hielo. Tenía claro que no iba a hacer marca, con no matarme tenía suficiente. Peeeero de repente: una colina, una cuesta empinada. Como dijo Sara Montiel pensé ¿pero qué invento es esto? Yo que pensaba que era llano, idílico, cuesta abajo… ¡Pues no! En total tres subidas a colinas que estaban escondidas en aquel bosque… Y yo que pensaba que en la San Silvestre de Crevillente había cuestas ¡ja! Pero el entorno por donde estaba corriendo lo compensaba todo.

 
Apreté en los dos últimos kilómetros y llegué a meta súper contenta. No me había caído aunque sí resbalado y gritado del susto muchas veces en esta carrera. Eso sin contar los tacos «made in spain» que salían de mi boca cuando perdía el equilibrio que provocaban alguna sonrisa alemana. Lo mejor: el avituallamiento final. Daban un dulce típico de Berlín relleno de mermelada (ríete tú de las cocas de mollitas y de verduras y de las barritas energéticas). Además para reponerte también podías beber té o ¡atención! agua caliente. Muy caliente. Estaba desconcertada… ¿Donde estaba el puesto de Estrella Levante? ¿dónde está la coca-cola? ¿a quién le pido mi bolsa del corredor patrocinada por caldo Aneto? Conseguí agua «del tiempo» después de que me miraran raramente y para mi desilusión era con gas… No comment.
 

 


 


A pesar de este desconcierto final la carrera mereció la pena. Fue una súper experiencia y Corro y Soy Mujer estuvo allí a tope. Menos mal que me dio el arrebato y me apunté… Las salchichas con patatas fritas que me comí después me supieron a gloria y sin tanto sentimiento de culpa… Ya puedo decir que mis piernas han runeado por territorio internacional. 
 

 


 


 
 
Categorías: citas runeras
Compartir:

comments (2)

paco
7 enero, 2015 Reply

No sabemos apreciar lo que tenemos, de tos modos bonica experiencia, a mi me habría gustado. Un saludico.

Luis
5 septiembre, 2019 Reply

Buenas, me ha gustado mucho tu relato. Me podrías indicar dónde hacer la inscripción? Nos vamos a Berlín en Nochevieja y quiero correrla con mi mujer. Gracia!

Déjame tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies